Survivalistas

Mochilas de supervivencia

mochilas de supervivencia

Nunca se sabe en qué momento deberemos de enfrentarnos a una situación límite de supervivencia. Normalmente estas se suelen producir cuando se hacen largas travesías por parajes naturales y lejos de casa. Por ese motivo, antes de emprender una nueva aventura, es clave contar con un buen material básico empezando por las mochilas de supervivencia.

¿Cómo debe ser una buena mochila de supervivencia?

Una de las características a tener en cuenta para elegir una mochila de supervivencia es la capacidad. Dependiendo del tamaño, será más o menos fácil desenvolvernos ante situaciones difíciles, pero a la vez se tiene que ser consciente que quizás se deberán seleccionar algunos de los elementos que nos acompañarán, todos pueden no caber.

Como es popularmente conocido, la capacidad se mide en litros y existen tres tipos de mochilas diferentes según el tamaño. Primero, las de fin de semana (35-50 litros) o ligeras. Se suelen usar para excursiones más cortas como puede ser escalada, senderismo y montaña. Ideales para pasar un día fuera del alojamiento, pero pueden quedar cortas en cuanto a equipamiento.

En segundo lugar, encontramos las de varios días (50-70 litros), las más populares. Tienen capacidad suficiente para integrar mucho material para pocos días y, dependiendo de la organización, pueden ser útiles para salidas más largas. Finalmente, existen las de viajes largos (más de 70 litros). Son mucho más pesadas, pensadas para expediciones de montañismo y en condiciones de frío. Con ella se puede uno abastecer de comida, kit de emergencia y mucha ropa.

Tipos de marcos en mochilas de supervivencia

Otro de los elementos que se tienen que estudiar son los detalles concretos de cada una de las mochilas como el tipo de marco.

El marco está unido a los tirantes para transferir la carga a las caderas y espalda.

  • Si es interno, este estará oculto en el interior para lograr una mayor eficiencia de transporte. Este tipo es el más habitual en el mercado y una de las más cómodas en caso de aventura.
  • El marco externo es ideal para permitir a los aventureros llevar cargas más pesadas, pero son molestas de llevar en alguna ocasión. No es del todo recomendable en caso de supervivencia.
  • Otra opción es que la mochila no tenga marco, pues su diseño es sencillo y son más baratas. En su contra, no permiten cargas demasiado pesadas pues están pensadas para carreras de montaña o escalada.

La mejor opción sería una de marco interno extraíble para tener ambas opciones.

Compartimentos de la mochila y bolsillos

El acceso a su interior y a los diferentes compartimentos también es algo a tener en cuenta, como se organiza por el interior y donde podrías ubicar cada una de tus pertinencias. Vamos por partes.

La carga superior normalmente se ajusta con un cordón regulable pues permite una mejor organización. Eso es lo más habitual y en caso de acceder al interior, solo se tiene que aflojar el cordón.

Algo que se agradece mucho que haya una cremallera que permita el acceso a cualquier parte de la mochila sin tener que deshacerla desde la parte superior. Si ya es molesto de por sí, en situaciones complicadas todavía más. Es una solución sencilla y que da muy buen resultado.

Los bolsillos son un elemento importante, totalmente a gusto del superviviente. Hay varios tipos como los elásticos laterales, que al estar vacíos quedarán totalmente planos, que quizás dificulten la sujeción de alguno de los materiales. También los ubicados en el cinturón lumbar, de fácil acceso para guardar aquello más pequeño como cuchillos o linterna. Finalmente, los bolsillos para la pala, frontales y con un cordón ajustable.

Algunas mochilas disponen de una cubierta superior extraíble que hacen que su uso también pueda ser diario y no solamente para expediciones. En algunos casos incluyen correas para los hombros e incluso algunos cinturones. Extraíble o no, hay algunas que tienen compartimiento para guardar el saco de dormir en la parte inferior, separado del interior de la mochila.

Una mochila cómoda y con buena ventilación

También la ventilación juega un papel importante. Las mochilas de supervivencia más modernas cuentan con una tecnología de ventilación bastante buena que evita el calor en la espalda y una sudoración durante todo el viaje. Esta es gracias a un panel de malla en la parte trasera que sirve para que fluya el aire entre la mochila y la espalda. Una buena ventilación evita la concentración de calor en la espalda

La comodidad nunca vendrá mal cuando se debe escoger una mochila. Que las correas estén acolchadas es un aspecto importante en caso de supervivencia. Refuerza la mochila y transfiere la carga desde los hombros a otras partes del cuerpo. Depende de la calidad, garantizará unas excursiones sin dolores. Combinada con una buena ventilación, evitará la aparición del sudor.

Es de suma importancia que las correas estén reforzadas. Su función es transferir el peso de manera correcta para que la fatiga tarde más en aparecer y se puedan hacer más kilómetros. En este sentido, contar con un cinturón lumbar ajustable ayudará a mantener la estabilidad mientras realizas la actividad física.

Muchas mochilas de supervivencia cuentan con numerosas cintas ajustables y puntos de sujeción, que ayudarán a que la mochila se adapte mejor al cuerpo. Permiten mantener la estabilidad y el orden del contenido en el interior. También hay algunas que tienen puntos de sujeción para bastones de trekking o para sujetar el saco de dormir en la parte superior.

Otros elementos para tu mochila de supervivencia

Aunque se puede vender por separado, no es menos importante tener una funda impermeable para la lluvia. Independientemente de que sea verano o invierno, nunca está de más ir preparado por si las condiciones meteorológicas son húmedas o llueve. Si se llega a empapar las pertenencias puede complicarse mucho la aventura e incluso ponerte en peligro.

Disponer de un depósito de agua siempre es un plus y podrás almacenar agua y beberla mediante un tubo sin necesidad de abrir la mochila. Si la ruta pasa por zonas cálidas o desérticas, es recomendable una mochila de supervivencia con este compartimiento adicional. Se agradecerá.

A modo de conclusión, pero no menos importante, se tiene que estudiar si la mochila se adaptará o no al cuerpo. Más allá de las características expuestas, se debe tener en cuenta la longitud del torso, la distancia desde los hombres a la parte central de la espalda hasta la cadera. Cuanto mejor se adapte, más cómoda será de llevar. Aunque muchos modelos son ajustables, nunca está de más ir a buscarla sabiendo la longitud de tu torso.

La medida de la cadera también es importante, ligeramente por encima de la cintura. Con una cinta métrica es fácil de medir. Aunque muchos cinturones lumbares son ajustables, se debe mirar previamente que se adapte al cuerpo y que cargar el peso no sea más duro de lo que ya suele ser. 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Survivalistas
Logo
Enable registration in settings - general