Survivalistas

Supervivencia en la selva

consejos de supervivencia en la selva

¿Estás pensando en hacer una expedición en la selva? Tanto si quieres visitar la selva amazónica, como si lo que quieres es adentrarte en cualquier otra selva del mundo, ¡este post te interesa!

Y es que aquí vamos a recopilar los consejos más importantes de supervivencia en la selva para que, así, puedas realizar tu aventura de una forma segura y, por supuesto, ¡apasionante!

Consejos para sobrevivir en la selva


La selva es un espacio hostil, repleto de peligros y de situaciones que pueden ponerte al límite. Y, precisamente en ello, ¡reside la adrenalina y la emoción! Si eres un apasionado/a de la supervivencia, seguro que alguna vez te has planteado ir a la selva y procurar sobrevivir en ella.

Para que puedas prepararte para tu próxima aventura, a continuación vamos a descubrirte los consejos que debes tener en cuenta para poder comenzar con tu proyecto de supervivencia en la selva.

Sigue los caminos que estén indicados

Han sido muchos aventureros los que han descubierto la selva antes que tú. Por ello, es habitual encontrar senderos en la selva que indiquen la ruta que debemos seguir. Nuestro consejo es que los sigas para, así, evitar perder la orientación.

En el caso de que no haya camino marcado, entonces tendrás que llevar contigo una brújula y procurar no perder la orientación. La jungla es un lugar frondoso y en el que es muy fácil perderse, por tanto, ¡mucha atención a esto!

Ropa adecuada para la selva

Aunque el clima en la selva es tropical y húmedo, deberás ir siempre con ropa larga: camisetas y pantalones que sean largos. Sabemos que quizás pasas calor, pero es mejor pasar un poquito de calor que acabar con las piernas y los brazos llenos de arañazos o picaduras.

Además, recuerda que estás en la selva, es decir, estás en un territorio salvaje y natural en el que los animales viven a sus anchas. Serpientes, arañas o pulgas son solo algunos de los animales que pueden subir por tus piernas o por tus brazos, así que ¡no te despistes!

Mira el suelo que pisas

Cuando camines por la selva, tienes que mantener tu mirada fija al suelo. ¿Por qué? Pues porque en el camino te encontrarás de todo: troncos, barro, desniveles y, también, serpientes. Son muy abundantes en la selva y, aunque suelen ser escurridizas, puede ser que pises una sin darte cuenta y que esta reaccione con una mordedura.

Un sombrero: el accesorio perfecto

Seguimos conociendo los consejos para la supervivencia en la selva hablándote, ahora, de un accesorio que nunca debería faltar en tu atuendo: un sombrero o una gorra. Te ayudará a proteger tu cabeza de insectos, pero también evitar que el sol pueda calentarte demasiado y que padezcas mareos o fatiga.

Evita las luces por la noche

Un error muy común es llevar frontales para iluminar la selva cuando anochece. Evítalo al máximo. Las luces atraen a muchos insectos y, algunos de ellos, pueden ser peligrosos. Lo mejor es que para iluminar el entorno uses una linterna que esté separada de tu cuerpo, pero nunca llevar un frontal pegado a tu frente. De todos modos, lo más recomendado es que detengas tu marcha al anochecer y la reprendas al día siguiente.

Dormir en la selva con una hamaca y mantas

Si quieres saber trucos de supervivencia en la selva tienes que pensar en cómo dormirás. Si vas a hacer una expedición de varios días tienes que prepararte para el descanso nocturno, pues necesitarás reposar el cuerpo para poder disfrutar la experiencia al máximo. Lo mejor es que lleves una hamaca, ya que es una cama muy práctica para la selva. Cuélgala entre dos árboles y elevada del suelo para evitar que los insectos puedan hacerte pasar una mala noche.

También deberás llevar una manta para cubrir tu cuerpo durante la noche. Es esencial para evitar el frío y, también, evitar la picadura de insectos. Piensa que en la selva suele hacer bastante frío cuando cae la noche, así que necesitarás cubrirte para conservar tu calor corporal.

Un truco: si quieres evitar que los bichos suban por las cuerdas de tu hamaca, unta los extremos con una crema de afeitar. Este químico los mantendrá alejados y te permitirá dormir de manera segura.

Las heridas en la selva

Dentro de nuestros consejos para sobrevivir en la selva tenemos que mencionar una situación muy común: las heridas. Caminar por zonas salvajes puede hacer que nos hiramos con una rama, con una piedra, etcétera. El principal problema que existe es que en la selva los patógenos abundan y proliferan más rápidamente debido a las condiciones climáticas, por tanto, debemos actuar de inmediato para evitar que la herida se infecte.

Dicho esto, lo mejor es que tengas en cuenta lo siguiente:

  • Mira bien por dónde pisas
  • Si te has hecho una herida, límpiala varias veces al día para evitar que se acumule la suciedad
  • Cubre la herida con una gasa para evitar atraer a insectos

Cuidado con la agresión del sol y el calor

Otro de los principales problemas que podemos encontrarnos en la selva es el exceso de calor o la agresión de los rayos UVA del sol. El calor puede hacer que nos deshidratemos con más facilidad, por tanto, toma siempre agua y, si puedes, ten en tu maleta suero para evitar perder demasiada agua.

Además, deberás llevar siempre contigo una crema solar con la más alta protección para evitar quemaduras en la piel. El uso de gorras o sombreros es, como ya hemos dicho, imprescindible para tratar esta situación. Pero es vital que evites caminar en las horas más calientes y que limites tu expedición a primeras horas del día o a últimas, antes de anochecer.

Problemas más comunes en la selva

Ahora que ya has podido conocer los tips de supervivencia en la selva, vamos a descubrirte cuáles son los problemas más habituales que aparecen en las aventuras por la selva.

  • Malaria. El insecto infectado con malaria es muy común en zonas tropicales. Para evitar su picadura, lo mejor es que uses repelentes de mosquitos o que tomes antipalúdicos. Consulta antes con un médico para que te indique las recomendaciones más idóneas para tu caso.
  • Heridas infectadas. Ya hemos comentado que es muy común que te hagas heridas en la piel debido al terreno angosto por el que circulas. Por ello, lo mejor es que trates bien las heridas y, así, evitarás que los gérmenes puedan infectarla.
  • Gusano macaco. Es otro de los grandes peligros que hay en la selva. Se trata de un gusano que se transmite a causa de la picadura de un mosquito y que nos introduce larvas en la piel. Si estás en esta situación, deberás acudir de inmediato a un médico; si no puedes, hay algunos trucos para intentar eliminarlo. Uno de los más efectivos es untar la cabeza de la larva con mantequilla.
  • Animales salvajes. En la selva viven animales en su hábitat natural y, algunos de ellos, son grandes depredadores como cocodrilos, felinos, serpientes, etc. Para apostar por una expedición segura lo mejor es ir acompañado de un guía o de una persona que conozca bien el terreno y sepa cómo actuar ante estas situaciones.
  • Ríos y pantanos. ¿Por qué son un problema? Pues porque en ocasiones podemos encontrarnos con ríos que llevan aguas muy caudalosas y con mucha fuerza. Si nos caemos corremos el grave riesgo de morir ahogados.
  • Árboles caídos. Por último, otro de los grandes problemas que podemos encontrar si en la selva es que los árboles se nos caigan encima. Es un problema MUY común, de hecho, es la primera causa de muerte en la selva. Los árboles se caen por motivos naturales y, si estás debajo, puedes morir aplastado, así que ¡mucho cuidado!

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Survivalistas
Logo
Enable registration in settings - general