Survivalistas

Supervivencia en la montaña

consejos supervivencia

Encontrarse en una situación de supervivencia puede ser buscada adrede o consecuencia de una secuencia de hechos desafortunados. Sea cual sea la situación, es importante saber responder al escenario para poder volver a casa sano y salvo. A continuación, repasaremos detalles a tener en cuenta de supervivencia en la montaña.

Consejos básicos de supervivencia en la montaña

Aquí vamos a descubrirte algunos tips que debes tener en cuenta para poder sobrevivir en la montaña. ¡Toma nota!

Escoge un buen equipamiento para la montaña

Antes de emprender una aventura, siempre está bien un punto de previsión. Por eso, nunca estará de más un buen equipamiento con una mochila con algunos elementos que te asegurarán la supervivencia.

Estos podrían ser, por ejemplo y para citar algunos de los muchos que hay: linternas, cuerdas, mecheros, una brújula, mapas o un cuchillo de alta calidad.

Conoce técnicas de supervivencia

A modo de preparación siempre viene bien tener conocimientos en técnicas de supervivencia. El material es importante, pero sin una habilidad este será prácticamente inútil.

Hay muchos tutoriales y consejos para saber cómo hacer refugios, fuego, encontrar agua, dar señales de auxilio o encontrar comida cazando y pescando.

Conoce el medio

También se debe de valorar conocer el medio donde se viajará antes de emprender el viaje. Así será más fácil reconocer los peligros y aprovechar los recursos. Conocimientos de botánica y meteorología irán como anillo al dedo y combinan a la perfección con otras técnicas que se pueden poner en práctica como la orientación o la escalada.

Cuida tu cuerpo y tu mente

Se debe tener en cuenta de entrada, que una situación como esta es una prueba de resistencia. Más allá del estado físico, que jugará un papel crucial, lo que decidirá nuestra fortaleza es la mente. Una buena actitud psicológica nos permitirá enfrentarnos a la desesperación y a la fatiga, dos elementos que suelen suceder.

Análisis de los peligros e inseguridades

Para garantizar la seguridad, en la montaña es más habitual de los que se piensa perderse o tener un accidente. Con peligro de inundaciones o terremotos, debemos evitar ponernos en peligro. Lo primero a hacer será estar a buen recaudo y pensar donde instalarte en el caso tener que asentar un refugio.

A modo de recomendación, es bueno analizar los peligros o emergencias que pueden sorprender en la montaña y tener planes para afrontarlos. Es una buena actividad pensar, tener la mente ocupada y buscar actividades que impongan disciplina al cuerpo y a la mente. Moverse y reflexionar en aumentar las posibilidades de ser rescatado mantendrán la mente ocupada y evitarán que la actitud zozobre.

En cuanto a este último punto, el objetivo está en volver a la civilización cuanto antes y a continuación van algunas técnicas a seguir para aumentar esas posibilidades. En caso de que se haya accidentado un medio de transporte, sería correcto quedarse al lado del vehículo. También intentar hacer señales si ves movimiento de personas para que sea posible la localización.

Controla el miedo

La montaña nos sorprende con varias situaciones improvisadas y mantener un punto de creatividad ayudarán a garantizar la supervivencia. Es importante no caer en el nerviosismo, vivir el momento como un reto y con cierta naturalidad. Esto ayudará a conservar la salud mental y una buena actitud ante los problemas.

Protégete del frío de la montaña

Ya sea en verano como en invierno, es de lo más normal que en el monte, cuando el sol desaparece (sobre todo), aparezca el frío. Ese es uno de los riesgos que más amenazan la vida en una situación de supervivencia. La hipotermia es una de las luchas que deberemos prevenir si se quiere volver a casa.

Entrando directamente con el tema, la hipotermia es un descenso de la temperatura corporal por debajo de los 35 grados provocados por una exposición excesiva a las bajas temperaturas. Si se llega a los 33 grados, la situación es muy grave y puede provocar la pérdida del conocimiento. El viento fuerte, las ropas mojadas o la inmersión en el agua agrava estos efectos.

Para evitar estas situaciones se recomienda estar bien alimentado, con un buen estado físico, no caer en el estrés ni la ansiedad. Sería ideal usar ropa pensada especialmente para la montaña, que no se empape con la humedad, y hacer fuego para mantener el calor, pero también para cocinar o ser visto para un equipo de rescate.

Muchas veces se cae en la sensación de hipotermia sin ser conscientes de ello. Por ese motivo es importante saber cuáles son los síntomas y poder diagnosticarlos a tiempo y poner remedio. El proceso puede llevar tiempo, pero se verá con más facilidad si tenemos el control del pulso, la respiración y la presión sanguínea del afectado.

Los síntomas más visibles son:

  • cambio de humor y energía
  • lentitud en la reacción, tropiezos y caídas
  • temblores
  • palidez
  • pérdida de agilidad.

Igual de peligroso es encontrarse en situación de congelación, cuando empiezan a formarse cristales de hielo bajo la piel. Normalmente suele afectar a partes más expuestas como las manos, los pies y el rostro. Puede provocar importantes lesiones e incluso la pérdida de miembros.

La forma de protegerse es crucial en estos casos. Prevenir la congelación con unas buenas botas y calcetines térmicos, guantes, manoplas, gorros y bufandas ayudará a no caer en la congelación. Si eso no es suficiente, mover las extremidades y la cara ayudará a que la sangre circule y se caliente a la zona en concreto.

Ceguera por nieve, otro problema de la montaña

Uno de los peligros más desconocidos, pero existente es la ceguera por nieve. Esta se produce cuando la intensidad de los rayos solares, reflejados por el hielo y la nieve (especialmente cuando el sol está alto) lesiona los ojos. Se manifiesta con sensibilidad a la luz, parpadeo y lagrimeo. Luego ya pasa a la inflamación, enrojecimiento e incluso ceguera.

La solución es fácil en estos casos. Usar unas gafas de sol adecuadas prevendrán este peligroso. También cubrirse la vista con material natural como ceniza e incluso hacer algún artilugio con la corteza de los árboles para reducir ese impacto. Si ya se está afectado, se debe procurar usar en la oscuridad y vendar los ojos si es necesario.

La montaña no es ninguna broma y siempre que vamos a ella, especialmente si es una larga travesía, debemos ir bien equipados. Nunca se sabe qué puede suceder y en qué situación nos podemos encontrar. Conocer los peligros, evitarlos y mantener la calma es necesario para poder volver a casa sano y salvo.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Survivalistas
Logo
Enable registration in settings - general