Survivalistas

Caza y pesca de supervivencia

cazar para sobrevivir

Cuando nos encontramos en situaciones límite en ocasiones tenemos que sacar nuestras mejores dotes de supervivencia. Lo primero es garantizar la seguridad, estar a salvo, y para ello es necesario mantener un buen estado mental y físico. En este último aspecto entra en juego la importancia de la alimentación.

No es ninguna excepcionalidad que en este tipo de escenarios, en medio de la naturaleza, se vaya escaso de alimentos. Aunque muchos creen no estar preparados para ello, en ocasiones la necesidad nos obliga a pescar y cazar animales para nuestro propio abastecimiento. En este artículo repasaremos algunas de las técnicas más básicas de caza y pesca de supervivencia.

Aspectos a tener en cuenta para cazar y pescar

Antes de empezar, cabe recordar que la caza y la pesca siempre requiere de permisos y que las excepciones siempre deben ser la última opción.

Si la situación es de vida o muerte, podremos usar estos métodos, aunque técnicamente la ley no lo ampare. La mayoría suelen provocar mucho sufrimiento a los animales y su empleo solo será justificado en caso de extrema necesidad. Si alguna autoridad es consciente de ello, puede tener consecuencias legales.

Cazar y pescar solo en situaciones excepcionales

Por otra parte, en situación límite y cuando empieza a aparecer el hambre, sale nuestro instinto más animal. Siempre el ideal en nuestra mente es la caza de aves o mamíferos, pues los conocemos y es una importante fuente de proteínas, pero no podemos olvidarnos tampoco de los anfibios, reptiles e insectos; menos agradecidos, pero que nos pueden sacar de un apuro.

Consejos para cazar en situaciones de emergencia

Empezaremos por la caza, donde tienen mucha importancia la construcción de trampas, aunque tener conocimientos no siempre garantiza la obtención de alimentos. Debemos conocer donde nos encontramos exactamente, qué tipo de animales puede haber y que zonas suelen frecuentar. Colocarlas sin sentido no garantiza nada.

El momento del día ideal para inspeccionar el terreno es a primera hora de la mañana, al amanecer. Podemos encontrarnos con huellas, deyecciones, sendas y otras pistas reveladoras de la presencia de la caza. Muchos mamíferos, sobre todo aquellos de menor tamaño, tienen hábitos regulares y nos podemos aprovechar de ello.

En caso de que nos hayamos estabilizado en un campamento, esto será un punto a favor para la caza, pues podremos observar más detenidamente lo que sucede a nuestro alrededor. Podremos poner tantas trampas como podamos controlar y revisarlas por la noche y por la mañana. Cuanto más eficaz sea la trampa, más alimento podremos obtener.

Para ello es recomendable contar con material de buena calidad, como cuerdas o cuchillos de calidad que te echarán una mano cuando toque confeccionar la trampa. Si no cuentas con estos elementos, no hace falta caer en el nerviosismo: deja volar la imaginación, que la naturaleza siempre ofrece soluciones.

Trampas para cazar

Hay varias trampas para cazar que dan muy buen resultado según la presa que se busque. 

  • La trampa más fácil para intentar hacerse con un animal son las trampas de lazo. Para cazar pequeños animales, como conejos, se puede construir con un cordel, sedal de pescar resistente o alambre. El lazo tendrá un grosor de un puño y estará colocado a dos dedos del suelo y atado de una rama para que el animal se quede fijado cuando pase por allí.
  • También son un clásico las trampas conocidas por el mecanismo en forma de 4. Se trata de un dispositivo clásico y efectivo en que suele sostener losas que matan a los animales por aplastamiento. Es útil tanto para cazar animales como aves. La complicación está en crear un ‘4’ en con ramas y sostener la piedra para que al mínimo movimiento, ésta caiga encima. Si sustituimos la piedra por una cesta, se capturará el animal en vida.
  • Otra opción es decantarse por trampas parecidas a la pesca, como las trampas de anzuelo para cazar. Se trata de colocar anzuelos cebados, con lombrices u otros insectos. Los animales, normalmente pequeñas aves como mirlos y tordos suelen caer. Este sistema puede ser muy cruel si no se reacciona con rapidez, pues los animales se ponen nerviosos y tratan de huir estrepitosamente. Es recomendable que estén cerca del campamento y acudir a él al más mínimo ruido para evitar que el animal sufra.
  • Existen otras trampas para cazar animales más grandes con caídas de pesos mayores o entrando en herramientas punzantes como estacas o lanzas. En este caso las obviaremos de momento, pues pueden ejercer mucho daño y en caso de salir mal pueden incluso herir o matar a una persona de manera accidental. Mejor dejarlo para verdaderos especialistas en el tema.

Consejos para pescar en momentos de supervivencia

Si encontramos un río en nuestra situación de supervivencia estaremos de suerte. Primero, contaremos con agua. Y segundo, en los ríos suele haber una gran concentración de alimentos. Si actuamos de manera correcta, la supervivencia está prácticamente garantizada. Estar cerca de un río es una ventaja enorme en un momento de supervivencia.

¿Quién no ha hecho de niño pesca con caña? Pues este sistema es habitual y no suele fallar. Pocos experimentos darán tan buen resultado como un buen anzuelo de acero atado a un sedal. Es un elemento importante que no puede faltar en nuestro equipaje.

En cuanto a horarios y tempos, es recomendable a primera hora de la mañana o de la tarde. Aunque pueden picar en cualquier momento del día o de la noche, también existen otros momentos en que los peces suelen picar el anzuelo como antes de una tormenta.

Si no tenemos el material necesario, se tendrá que improvisar. Como sedal se puede usar hilo de las prendas de vestir que se llevan e improvisar un cordel con fibras vegetales. En cuanto a los anzuelos, deberán de ser de madera o espinas, pero también emplear clavos, imperdibles y otros objetos punzantes. De los cebos no hay de qué preocuparse, se encuentran en el propio río, bajo las piedras o entre la vegetación de la orilla y los alrededores.

Tipos de pesca

  • Aunque está prohibido en algunos países, como en España, también se puede recurrir a la pesca a mano. Esta técnica es ideal para aguas poco profundas, pero se requiere un poco de práctica. A modo de recomendación, hace falta asegurarse que no hay animales peligrosos como serpientes, entre otros. Consiste en introducir la mano bajo las piedras o raíces, deslizar la mano hacia las branquias y hundir en ellas los dedos pulgares e índice para capturarlos.
  • También complicada es la pesca con herramientas como arpones, lanzas o tridentes. Se debe tener el material y la habilidad. En aguas profundas, requiere práctica y conocimiento debido a la distorsión de la luz. En aguas de poca profundidad siempre es más fácil y se puede buscar detrás las piedras. Si no contamos con material, se debe improvisar haciendo uno de madera. Obviamente, también es una práctica ilegal en nuestro país.
  • Finalmente, encontramos la pesca con durmientes. Los anzuelos se dejan cebados y atados a una rama flexible de la orilla del río esperando a que pique el pez. Es un sistema bastante efectivo y completamente ilegal también. A no ser que sea necesario, no se debe recurrir a destrozar la fauna del ecosistema. 
Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Survivalistas
Logo
Enable registration in settings - general